La Asociación de Guías de Montaña y Trekking de Bolivia AGMTB es una agrupación gremial que aglutina a los guías de montaña que hayan obtenido la certificación internacional de la Unión Internacional de Guías de Montaña UIAGM, así como a los aspirantes que estén en proceso de formación. Actualmente contamos con más de 50 miembros entre guías certificados y aspirantes y seguimos creciendo gracias a nuestra escuela que cada año forma nuevos guías no solo bolivianos, sino de otros países sudamericanos como Ecuador, Venezuela y Chile.

 

 MISIÓN

 

La Asociación de Guías de Montaña de Bolivia AGMTB es una institución gremial fundada el 15 de Abril de 1986 y sus principales objetivos son:

 

  • Agrupar a todos los Guías de Montaña y Aspirantes a Guía de Montaña que se hayan formado en la escuela de la AGMTB.
  • Constituirse como ente represente oficial de todos sus miembros ante cualquier institución oficial, ya sea nacional o internacional, pública o privada.
  • Establecer y mantener los estándares de formación, siempre en base a los lineamientos de la UIAGM como nuestra entidad matriz.
  • Actuar como entidad pública para promover la práctica de los deportes de montaña en una manera segura y educacional.
  • Fomentar los lazos de la AGMTB con otras instituciones afines o complementarias.

 

 

CÓDIGO DE ÉTICA

El código de honor de la AGMTB es un conjunto de reglas de buen comportamiento que promueven una buena y leal relación entre sus miembros, así como una buena imagen del guía ante sus clientes y ante cualquier institución pública o privada.

 

Todo guía de montaña o aspirante a guía de montaña respeta las siguientes normas de comportamiento:

 

  • Durante el ejercicio de su trabajo, el guía de montaña deberá identificarse mediante el “apache” y la escarapela, así como portar en todo momento su credencial de guía o de aspirante.
  • El guía de montaña podrá trabajar en cualquiera de las siguientes actividades: montañismo, escalada en roca, escalada deportiva en estructuras artificiales, caminatas, esquí (solo si ha aprobado el examen UIAGM de esta disciplina) y canyoning (solo si ha recibido entrenamiento específico para esta disciplina).
  • El guía puede proporcionar instrucción sobre técnicas de escalada y manejo de cuerdas utilizando los métodos de enseñanza más apropiados a medida que sus alumnos/clientes se hagan autosuficientes, pudiendo permitirles escalar de líder o como una cordada independiente siempre y cuando no estén tomando riesgos innecesarios. El tema a ser instruido, el nivel de enseñanza y el número de participantes deberá ser decidido en concordancia de la capacidad del guía, la capacidad del cliente, el clima y las condiciones de la ruta. El número de alumnos no podrá exceder su capacidad de supervisión.
  • Es obligación del guía hacer entender a sus clientes que el riesgo es parte inherente de la actividad. El cliente tiene el derecho a esperar que su guía este siempre actualizado en cuanto a las técnicas estándares de la UIAGM, se encuentre en buen estado físico y esté haciendo uso de equipo adecuado y en buen estado de funcionamiento.
  • El guía tiene que estar consciente de las limitaciones físicas, técnicas y de experiencia y no arriesgar a su cliente en una empresa para la que él o su cliente no estén preparados. La seguridad de nuestros clientes será siempre la máxima prioridad del guía, cualquier objetivo personal o del cliente deberá ser supeditado a la seguridad del grupo.
  • Es obligación del guía informar a otros colegas así como a personas particulares sobre riesgos y amenazas que haya identificado. En caso de que se produzca un accidente, debe participar en cualquier labor de ayuda o rescate siempre y cuando no esté poniendo en riesgo a sus propios clientes.
  • El guía está obligado a mantenerse actualizado y entrenado para proporcionar primeros auxilios si la situación lo requiere, se entiende que el guía debe portar en todo momento un botiquín adecuado.
  • El guía de montaña está permitido de trabajar en cualquier país, sin embargo deberá estar consciente que existen algunos países y regiones que no reconocen la certificación UIAGM. El guía tiene que entender y respetar las normas y leyes locales donde sea que se encuentre trabajando.
  • Ya sea que el guía esté trabajando para alguna institución o como guía independiente (freelance), él es en última instancia el principal responsable de sus decisiones con respecto a la seguridad de sus clientes y del personal que trabaje con el guía. En caso de problemas, es el guía quien reporta a la autoridad y justifica sus acciones en base al código de honor y a las normas y leyes locales.
  • Los guías de montaña, deberán actuar en forma leal, colaboradora y solidaria con otros colegas. Los guías deberán evitar entrar en competencia incrementando innecesariamente el nivel de riesgo para sí mismos y para con sus clientes.
  • El principal objetivo del guía es el de proporcionar a su cliente una experiencia gratificante, manteniendo cualquier objetivo de la salida supeditada en todo momento a la seguridad de los clientes.
  • Es obligación del guía ser claro con su cliente y acordar - preferentemente por escrito – sobre los objetivos de la salida, tarifa del guía (incluso si la ruta no es completada o es cambiada), costos adicionales, etc. En caso de riesgo, el guía tiene que tomar las mejores decisiones en función de la seguridad de sus clientes aun si esto implica cambiar de planes o cancelar la salida, es obligación del guía explicar e informar a su cliente de lo que está sucediendo.
  • El guía deberá instruir a sus clientes una actitud responsable acorde a su capacidad y auto-responsabilidad. Es obligación del guía verificar la capacidad técnica y física de sus clientes, así como el equipo y vestimenta que utilices.
  • Los miembros de la AGMTB deberán estar conscientes que son ante todo representantes nuestra institución y deberían hacerla quedar bien comportándose moral y éticamente correctos. Esto aplica no solo al tiempo que se comparte con clientes, colegas y amigos, sino también en cualquier otro tipo de transacción económica en la que se comprometa.
  • Los guías no deberían reducir su tarifa con el objeto desleal de lograr clientela a costa de quitársela a otro guía colega. Es labor de todos los guías, hacer respetar la profesión cobrando una tarifa acorde a la responsabilidad y sacrificio que nuestra profesión conlleva.
  • Los miembros de la AGMTB tienen todo el derecho a trabajar como guías pero no pueden, bajo ningún concepto, actuar como agencias de viaje y proveer otros servicios como: transporte, alimentación, etc.
    Es labor de todos los miembros de la AGMTB, la de crear una sólida camaradería entre guías y nunca hablar mal o difamar a un colega. Cualquier problema entre guías deberá ser solucionado a nivel personal o ser elevado al consejo de honor de la asociación para su consideración.

 

 PRÁCTICAS MEDIO-AMBIENTALES

 

 

El guía de montaña debe proteger la naturaleza adoptando un modo de vida acorde a esta norma, promoviendo la protección del medio ambiente entre los clientes y el personal con el que trabaje (porteadores, arrieros, cocineros, chóferes, etc).

 

Las siguientes normas básicas sirven como marco general para ser aplicadas:

 

  • Basura. Retornar siempre a las ciudades y centros urbanos toda basura plástica, latas y vidrios. La basura orgánica debería ser dispuesta en el sitio ya sea enterrándola en tierra fértil (para que a futuro se convierta en humus) o alimentando animales locales con ella. Aunque no es lo óptimo, papeles o cartón podría ser quemados y enterrados junto a la basura orgánica. No confiar en que los arrieros o porteadores van a cargar la basura de retorno solo por un acto de conciencia, pagar por su transporte de retorno a la ciudad resulta lo más práctico.
  • Baño. En campamentos base y caminatas, lo más práctico es cavar un hoyo en tierra fértil lejos de cualquier fuente de agua y luego enterrar los excrementos junto con el papel higiénico quemado. En campamentos altos, ya sea en roca y más aun en glaciares, lo ideal es acumular los excrementos en bolsas plásticas y bajarlos de la montaña (de hecho esta es una norma en algunos parques nacionales como el Aconcagua por ejemplo). Si esto no es posible, tratar por lo menos de no extender demasiado las áreas contaminadas en morrenas o glaciares.
  • Flora y Fauna. La flora en el altiplano y zonas montañosas de los Andes es bastante frágil y de muy lento crecimiento, los guías debemos promover su protección caminando en lo posible sobre senderos y evitando destruir: pastizales, bofedales, bosques de Keñua, Yareta, etc. De igual manera, es nuestra obligación proteger a los animales evitando molestarlos y denunciando la caza ilegal. Hacer fogatas no es muy común pero si se las hacen, asegurarse de evitar que el fuego se disperse.